Básicos del buceo: cómo compensar los oídos

Compensar los oídos, ecualizar, ecualización, destapar los oídos…puede que lo hayas escuchado de muchas maneras, pero todo se refiere a lo mismo: el acto de ecualizar (igualar) la presión en los senos paranasales y en el oído medio con la presión ambiental.

Aunque esto ocurre de forma natural e involuntaria en más de una situación (bostezar y tragar, por ejemplo), se trata de una habilidad básica que los buzos deben aprender a hacer a voluntad.

Sigue leyendo esta guía para descubrir cuál es la mejor técnica para TI.

¿Sabías que el 89% de los buzos tienen problemas con su técnica para compensar los oídos?

Los efectos de compensar los oídos inadecuadamente pueden variar desde dolor transitorio y casos sencillos de otitis externa hasta el daño grave y duradero del barotrauma. Según una encuesta realizada por la revista DIVE.in, el 29% de los buzos tuvieron que permanecer fuera del agua durante semanas o incluso meses, debido a problemas causados por una mala ecualización. Además, el 6.3% de los buzos encuestados han sufrido daños permanentes en el oído debido a problemas con su manera de ecualizar.

Pero no desesperes! Esto no significa que estás destinado a tener daños en el oído si buceas. Sólo significa que el conocimiento general sobre la ecualización es incorrecto o simplemente no es completo.  El propósito de esta guía es aclarar todas las ideas erróneas y ayudar a entender cómo reaccionan nuestros oídos ante la presión; además, te platicaré las mejores maneras de protegerlos mientras buceamos.

¿Cómo funciona la ecualización natural?

¡Es hora de una pequeña lección de anatomía! Tus oídos medios son espacios huecos llenos de aire; están conectados al exterior (fuera de tu cuerpo) sólo por las trompas de Eustaquio, cuya “abertura” se encuentra en la parte posterior de tu garganta.

Cada trompa de Eustaquio está “cerrada” con una válvula de un solo sentido situada en su extremo inferior (la garganta) llamada “cojín de Eustaquio”. El propósito de esta válvula es regular la entrada de aire y evitar que los contaminantes en tu nariz migren hasta tus oídos medios. Es un complejo sistema de flujo de aire que conecta garganta-nariz-oídos.

Lo que sucede cuando ecualizas es que estás abriendo esas válvulas, permitiendo que el aire en tu garganta, que está a mayor presión, pase a través de los tubos y llegue hasta tus oídos medios, así igualas la presión del aire dentro de tu cuerpo con la del exterior.

Aunque no te des cuenta, tu cuerpo naturalmente ecualiza tus oídos todos los días cuando tragas. Como lo explica Divers Alert Network, el oxígeno es absorbido constantemente por los tejidos del oído medio, lo que reduce la presión del aire en esos espacios. Al tragar, los músculos del paladar blando abren las trompas de Eustaquio, lo que permite que el aire corra desde la garganta hasta el oído medio e iguale la presión. Ese es el débil “pop” o “clic” que escuchas de vez en cuando al tragar.

Sin embargo, cuando buceas, sometes a tus oídos a cambios de presión mucho mayores y más rápidos de los que están diseñados para manejar.

También te puede interesar: ¿Se puede bucear estando embarazada?

Técnicas para compensar los oídos

Por supuesto, un centro de buceo o un instructor respetable JAMÁS te permitiría bucear sin asegurarse de que dominas al menos una técnica para compensar los oídos. Ya sea que estés obteniendo tu certificación SDI o PADI, NAUI, SSI… no hay diferencia. Todas las agencias y organizaciones de buceo te enseñarán a ecualizar la presión de los oídos desde el principio.

El método que se le enseña a la mayoría de los buzos es, evidentemente, el más usado universalmente: apretar las fosas nasales y soplar por la nariz. Me refiero a la maniobra de Valsalva. ¿Funciona? Sí, por lo general. ¿Es el mejor método? Pues…me remito a las estadísticas que mencioné antes: ¡casi 9 de cada 10 buzos sufren de problemas con su ecualización!

Así que sí, definitivamente hay un problema con el método más común de ecualizar.

La maniobra de Valsalva

Ecualizar tus oídos con la maniobra de Valsalva consiste en pinchar tus fosas nasales (o taparlas con tu máscara) y soplar a través de tu nariz. El exceso de presión que esto produce en la garganta suele empujar el aire a través de las trompas de Eustaquio, abriendo las válvulas e igualando así los oídos. Bastante ingenioso, ¿verdad? Entonces, ¿cuál es el problema?

Bueno, un problema es que esta maniobra realmente no activa los músculos que abren las trompas. Esto significa que si no ecualizas a tiempo o con suficiente frecuencia como para mantener el flujo de aire, tus trompas se bloquearán por el diferencial de presión, lo que forzará a los tejidos blandos de tus trompas a unirse… y no hay nada que esta técnica pueda hacer al respecto. Forzar el aire contra estos tejidos blandos (justo lo que hace la maniobra de Valsalva) cuando están bloqueados, sólo los bloquea más.

Para empeorar las cosas, es increíblemente fácil soplar demasiado fuerte. Soplar con fuerza excesiva durante una maniobra de Valsalva puede romper las ventanas que comunican con tu oído interno. Esto empeora aún más si tienes la nariz tapada porque esto aumentará tu presión interna de fluido, afectando el fluido de tu oído interno.

Otros métodos para ecualizar

Los métodos de compensación más eficientes y seguros usan los músculos de la garganta para abrir las trompas de Eustaquio, a diferencia de la Valsalva que sólo fuerza la entrada de aire a las trompas. Estos son otros cinco métodos, bastante difundidos, que SÍ activan los músculos de la garganta, dándote una ecualización más limpia y segura.

Maniobra de Toynbee

Taparte la nariz + tragar

Tragar abre las trompas de Eustaquio mientras que el movimiento de la lengua, con la nariz cerrada, comprime el aire que pasa a través de las trompas hacia el oído medio. Esta es una técnica especialmente buena si se necesita ecualizar durante el ascenso.

Técnica Lowry

Taparte la nariz + soplar + tragar

Imagina una mezcla entre la maniobra Valsalva y la Toynbee.

Técnica Edmonds

Taparte la nariz + soplar + empujar tu mandíbula hacia adelante

Mientras tensas tu paladar blando (el tejido suave en la parte posterior superior de tu boca) y los músculos de tu garganta echando tu mandíbula hacia adelante y abajo, haz una maniobra Valsalva.

Maniobra Frenzel

Taparte la nariz + haz el sonido “kéi”

Esto activa la parte trasera de la lengua y los músculos de la garganta. Tapa tus fosas nasales y “tapa” la parte de atrás de tu garganta como cuando haces esfuerzo para levantar algo muy pesado. En seguida, haz el sonido “kéi”. Esto empuja la parte posterior de la lengua hacia arriba, enviando el aire hacia las aberturas de las trompas de Eustaquio.

Apertura voluntaria de las trompas

Tensar la garganta + empujar la mandíbula hacia adelante

Tensa tu paladar blando y los músculos de la garganta mientras intentas bostezar o sacudir tu mandíbula. Esto requiere mucha práctica, pero algunos buzos pueden aprender a controlar esos músculos y mantener sus tubos abiertos para una ecualización continua. Alrededor del 30 por ciento de los buzos que lo intenta, logran dominar con éxito esta técnica.

También te puede interesar: 4 sencillas preguntas para saber si tu hijo está listo para bucear

Por favor, recuerda que infecciones del tracto respiratorio, alergias, fumar cigarro o incluso un tabique nasal desviado pueden comprometer tu ecualización. Cuando se hacen correctamente, estas técnicas son efectivas en sujetos sanos. No te sientas descorazonado si al principio no puedes realizar estos métodos adecuadamente; ¡recuerda que la práctica hace al maestro!  Puedes intentar practicar frente a un espejo, para poder observar y hacer consciente  cuando activas los músculos de tu garganta. Ten paciencia y cuida tu cuerpo.

¿Sabías que Aquaworld es la casa de buceo más grande de Latinoamérica? Con más de 30 años de experiencia, ¡tenemos tours de buceos para todos los niveles!

? Haz click aquí y conoce nuestros tours de buceo ?