¿Cuál es el tipo de fauna que habita en los cenotes?

Sabemos que los cenotes son hermosos depósitos profundos de agua con miles de años de antigüedad y algunos se encuentran ubicados en la Península de Yucatán, lugar que posee la extensión más grande de cenotes conocidos, pero ¿cuál es el tipo de fauna que habita en los cenotes?

Fauna que habita en los cenotes


Estos depósitos de agua son más parecidos a un río que a un lago, ya que se ha descubierto que muchos de ellos se encuentran interconectados por corrientes subterráneas, siendo que sus aguas no se encuentran estancadas sino en movimiento constante.

Los antiguos mayas poseían una conexión increíblemente fuerte con los cenotes, porque no sólo era su fuente principal de agua, sino que eran considerados lugares sagrados y, al mismo tiempo, la entrada al inframundo.


En la actualidad, la fauna habita en los cenotes se encuentra en peligro de extinción, especies endémicas originadas por el relativo aislamiento, y muchos otros han sido poblados, de forma artificial, por nuevas especies que hacen su vida dentro de éstos cenotes.

Variedad de fauna que habita en los cenotes


Dentro de los cenotes que se encuentran habitados, se han realizado estudios entre las especies de invertebrados que los habitan, especialmente enfocados entre los macrocrustáceos y, de forma similar, en el zooplancton.
Por otra parte, en los cenotes habita una gran cantidad de vertebrados, como iguanas, tortugas, sapos y ranas, mientras que en sus paredes, aves como las golondrinas realizan sus nidos de forma continua.


Así mismo, es común encontrar una gran variedad de peces, especialmente en aquellos cenotes que se encuentran cercanos a las costas, por ejemplo las mojarras, los guppys, las sardinitas, los molis, y el bagre; en algunos sistemas se pueden encontrar, incluso, invasores marinos, como los pargos, las agujas, los sábalos y los gobios.

La fauna que habita en los cenotes


Por su parte, en los cenotes más aislados, que no han sido alcanzados por los más recientes aumentos den los niveles del mar, sólo se encuentran dos especies: el bagre y el guppy.

Se cree, que el bagre pudo haber accedido a estos cenotes por vías subterráneas, mientras que el guppy podría haber llegado allí cuando alguna hembra fue transportada por un huracán, escenario totalmente posible para los guppys, que son peces pequeños, vivíparos, y que soportan condiciones extremas como la alta salinidad, cambios bruscos de temperatura y cambios en las concentraciones de oxígeno.

Especies únicas en su tipo


El tipo de fauna que habita en los cenotes pueden en algunas ocasiones especies únicas en su tipo, o incluso aquellas criaturas que se encuentran en vías de extinción, como, por ejemplo, el pez ciego de Yucatán, la anguila ciega, la damablanca ciega y la anguila de lodo, así como especies endémicas de una sardina y un moli.


Por otra parte, resulta común encontrar, en los cenotes de Tulum, anguilas americanas, que cumplen un proceso de vida diferente al que comúnmente experimentan cuando siguen su ciclo vital en los ríos.

El ciclo alimenticio


Afortunadamente, hay una diversidad de flora y fauna que habita en los cenotes, lo que permite mantener, de forma estable, la cadena alimenticia. No es común que estas especies padezcan de hambruna, y si llega a ocurrir pueden resistirla sin mayores problemas.